El agridulce Nazhannian

La persona especial.

Se dice que con los años uno se va dando cuenta de todo lo que hizo a lo largo de su vida; de lo bueno, lo malo, lo que pudiste haber hecho, lo que podías haber evitado. Está claro que nadie es perfecto, nunca vas a caer bien a todo el mundo, ni vas a saber a quien elegir correctamente a la primera, pero desde luego los años te hacen saber que es lo que no quieres volver a vivir. 

Todos tenemos ese alguien por quien hubieras hecho cualquier cosa, esa persona a la que comparas con todo aquel que el destino va poniéndo delante de tu cara, esa que crees que nadie jamás conseguirá igualar a la hora de sacarte sonrisas, gemidos o ilusiones. Todos hemos sentido ese cosquilleo que no te deja respirar, esas ganas de estar, sentir o saber a cada momento sobre ese "ser genial" que la fortuna te ha dado el privilegio de conocer y querer.

Pero lamentablemente ese sentimiento no siempre dura con el transcurso del tiempo y por diversos motivos puede pasarse de amar profundamente a detestar de igual manera. No voy a decir que un servidor sea ejemplo para nadie, faltaría más, pero por lo menos puedo decir que en la relación con "mi persona especial" puedo tener la conciencia tranquila. Fueron muchos años de fidelidad, física y mental. Si, digo física y mental porque a veces duele tanto o más que tu pareja te sea infiel en el pensamiento como a nivel físico. Evidentemente uno no es ciego y cuando empiezas a darte cuenta de que no eres la prioridad del otro como si lo es él al revés uno se viene abajo y terminas teniendo las mismas pocas ganas de luchar que ves en la otra persona. 

Y es que queridos amigos, la vida está para vivirla como tú quieres o deseas, desperdiciarla con alguien con quien ves que tarde o temprano te va a fallar es desperdiciar momentos, es dejar de conocer gente, de hacer cosas que te apetecen hacer, es dejar de ser tú mismo. Alguien que de verdad te quiere, te dejará ser como eres, aguantará tus imperfecciones (físicas y mentales) y sobre todo te demostrará que para ella eres su eje central. Precisamente por eso, cuando ves que para ella o él tú eres lo más importante, deja que seas feliz a tu manera y no te agobia con problemas nimios, te das cuenta que esa es la persona, ese es tu verdadero destino y junto a ella es con quien quieres "perder" tu tiempo, o ganarlo, como queráis.

Yo por suerte o desgracia no he conseguido encontrar esa persona que me complete, creía haberla encontrado como muchos y luego me estampé. Seguramente por eso, pasados los años, me doy cuenta que ya nada es igual y por mucho que quiera sentir lo mismo que sentí, la frialdad envuelve mi cuerpo. ¿Miedo a no querer pasar por lo mismo? ¿comparaciones odiosas? ¿exigir demasiado? No sé, solo sé que del día a la mañana se puede ser la persona más buena, romántica, detallista o fiel del mundo y al otro día ser un insensible, seco, odioso y tan solo querer al género contrario para aliviar las necesidades que todos tenemos.

Por el momento vivo con mis perversiones, con la idea de seguir calmando todas esas inquietudes que siempre tuve almacenadas en mi cabeza pero que ataduras propias me privaron de realizar en un pasado huidizo. Puede que ahora mismo sea el perfecto ejemplo de cabrón, de gilipollas sin sentimientos, de embaucador de sirenas, pero después de lo vivido no me arrepiento, ha llegado el momento en el que piense en mi, en mi felicidad y que los demás busquen la suya con sus armas y herramientas. Yo se las mías, puede que un día vuelva a sentir ese cosquilleo, puede que ese cosquilleo se convierta en eterno o puede que no, lo que tengo claro es que nunca más me quedaré en casa lamentando lo que fue y pudo haber sido, no se volverá a aguantar lo que nadie debería estar dispuesto a aguantar. Quizás nunca sustituya a esa persona especial, quizás mi caparazón sea definitivo, quizás nadie termine de entender porque soy así, pero por fin puedo decir que estoy a gusto conmigo mismo.

Tras tantos años, puedo decir que ya me he encontrado y se hacia donde voy.

Naz.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: